Cirugía para sudor excesivo en rostro, manos, axilas y pies.

 


Hiperhidrosis

El hecho de sudar es un fenómeno necesario para lograr la regulación de la temperatura corporal, fenómeno que se ve estimulado por el calor, la realización de actividades físicas y el ejercicio, así como el enfrentar situaciones emocionales.

La hiperhidrosis se define como la producción anormal y aumentada de sudor; se puede clasificar como primaria o primitiva y secundaria, esta última guarda relación con alguna enfermedad.

El proceso de sudar es controlado por el sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso involuntario mantiene por lo menos cinco millones de glándulas sudoríparas a través del cuerpo. En efecto, cerca de 2/3 de las glándulas sudorosas están localizadas en las manos.

La respuesta del problema de hiperhidrosis se encuentra dentro de estos nervios.
La hiperhidrosis puede ocurrir en muchas y diferentes partes del cuerpo. Comúnmente, la hiperhidrosis ocurre en las palmas de las manos. Pero la condición no es limitada para las manos, y también puede ocurrir en la parte facial, en la planta de los pies y las axilas.

La hiperhidrosis no es una condición temporal. Mucha gente que sufre de ella la ha padecido por muchos años, usualmente desde la niñez.

 

Causas de la Hiperhidrosis

Su causa no es conocida pero está relacionada con una hiperactividad de las fibras simpáticas y un aumento de la respuesta periférica sudomotora. Tiene tendencia a afectar a varios miembros de la familia y una incidencia en la población joven entre el 0.1% y el 0.3%.

La sudoración excesiva debida a la sobreactividad de las glándulas sudoríparas puede ser generalizada o estar confinada a las palmas, las plantas, las axilas, las regiones inframamarias o las ingles. La piel de las zonas afectadas suele ser rosada o blanco-azulada. En los casos graves, la piel, sobre todo la de los pies, puede estar macerada, fisurada y descamativa.

El aumento de la hidratación de la piel puede ser un factor contribuyente en varias enfermedades de la piel (infecciones micóticas o piógenas; dermatitis por contacto).
La causa de la sudoración localizada es desconocida; suele ocurrir en individuos completamente normales. La sudación excesiva de las palmas y de las plantas puede ser también psicógena.

 


Tratamiento para la Hiperhidrosis

La ciencia ha tratado por mucho tiempo de ocuparse de este problema. Hasta ahora, ningún plan de acción médico ha proveído resultados completamente satisfactorios.

La cirugía presenta una solución más efectiva. Un procedimiento conocido como simpatectomía ha sido aplicado por muchos años como el tratamiento para hiperhidrosis.

Esta técnica tuvo muchos problemas. La operación era larga y a menudo implicaba incapacidad por largo tiempo, dolor y alto nivel de complicación.

Los progresos recientes han hecho que una simpatectomía dolorosa y complicada sea algo del pasado. En el transcurso de ocho años el acercamiento endoscópico ha revolucionado las simpatectomías. El cirujano necesita hacer una herida pequeña para insertar una cámara de 2mm y sus respectivos instrumentos. Con este tratamiento de opción, podemos eliminar la hiperhidrosis en corto tiempo sin necesidad de hospitalización, con resultados magníficos.

 


Tratamiento Quirúrgico

Existe un tratamiento que ofrece la completa y definitiva eliminación del problema (95-98%): la simpatectomía torácica. Esta consiste en seccionar el tronco del nervio simpático el cual regula la producción y excreción del sudor. Este procedimiento es realizado mediante cirugía de invasión mínima (videotoracoscopia), para lo cual se hacen dos incisiones (0.5cm y 1 cm.) en cada lado del tórax y a través de estas, visualizando en un monitor de televisión, se logra identificar e interrumpir el trayecto del nervio a cada lado de la columna.

El tratamiento quirúrgico de esta afección se practica desde 1.920, consistiendo en la sección parcial de la cadena simpática que se halla en la porción posterior de cada hemitórax, por lo que se necesita entrar en el mismo para su acceso. Hasta hace pocos años la intervención se indicaba en pocas ocasiones debido a que el acceso a dicha cadena nerviosa requería la apertura del tórax mediante una toracotomía y se consideraba que dicha agresión quirúrgica era demasiado importante para un problema benigno y de poca trascendencia clínica para el médico. En 1.992 aparece la cirugía videotoracoscópica que al igual que la artroscopia y la laparoscopia, permite realizar intervenciones quirúrgicas dentro del tórax sin la necesidad de abrir el mismo. La videotoracoscopia permite la introducción de una óptica e instrumental quirúrgico para realizar diferentes intervenciones quirúrgicas, entre ellas la simpatectomía torácica que es la intervención indicada en la hiperhidrosis.
La simpatectomía torácica por videotoracoscopia es un procedimiento que requiere anestesia general e intubación selectiva pulmonar para poderse realizar, con un mínimo riesgo quirúrgico y con una estancia hospitalaria media de 24 horas.

Una vez extirpada la porción de cadena simpática indicada, el efecto de la desaparición de la hiperhidrosis es inmediato en el 98% de los casos. El grado de satisfacción del paciente es muy alto y los resultados a largo plazo se acercan al 95% de éxito.

Como efectos secundarios, la simpatectomía torácica por hiperhidrosis puede llevar al paciente a tener unas manos secas que requiera la hidratación de las mismas una o varias veces al día. Otro de los efectos secundarios es la llamada hiperhidrosis compensadora en la que existe un aumento leve de la sudoración a nivel de la espalda o de los muslos, problemática que el paciente tampoco refiere como muy molesta.

La introducción de 3 pequeños trócares de 2mm, a nivel del espacio intercostal puede en ocasiones producir en las primeras semanas postoperatorias un dolor torácico que cede con analgésicos.

Para el tratamiento de la hiperhidrosis, el cirujano debe dividir el nervio simpático superactivo al nivel T2 ganglionar. Gracias al desarrollo en el campo de la cirugía endoscópica, actualmente se usan pequeños instrumentos y cámaras que permiten al cirujano entrar al cuerpo con minúsculas incisiones. Este procedimiento implica mínimas molestias para el paciente.

El paciente se somete a anestesia general, cerca de una hora o el tiempo que dure la cirugía. Muchos de los pacientes pueden caminar después de dos horas de realizado el procedimiento.

Las actividades físicas regulares se inician de inmediato y es posible el regreso al trabajo en una semana o menos.

 


Complicaciones y efectos secundarios

El sudor compensado es el más molesto, y se experimenta como sudor excesivo en la espalda, en el abdomen, muslos, y en la parte inferior de las piernas.

Esto puede suceder en un mínimo porcentaje de los pacientes y varía entre leve a severo.
Después de un corto tiempo de la operación, entre 3 a 4 días, algunos pacientes continúan experimentando sudor en las palmas de sus manos, fenómeno temporal que se resuelve espontáneamente.

El sudor del olfato o del gusto, es otro tipo de efecto secundario que ocurre en un 2% de los casos y se manifiesta cuando los pacientes experimentan aumento de sudor al comer u oler ciertos alimentos.

 


Riesgos y posibles complicaciones

Las complicaciones no son comunes para esta cirugía, pero puede ocurrir sangrado en exceso, infección alrededor de la herida, neumotórax y síndrome de Horner.

 

 

 

 
Teléfono: ( 57 1 ) 6136732
Email: info@turismedic.com

 

Desarrollado por Imagine